Efecto pandemia: empresas que cotizan en Bolsa pierden 24.480 puestos de trabajo en 2020

Los grandes retailers fueron fuertemente afectados por la pandemia. Las 30 empresas del Ipsa (Índice de Precios Selectivo de Acciones) perdieron 24.480 empleos en medio de la crisis sanitaria. El 77% de las empresas del indicador más representativo de la Bolsa de Comercio de Santiago bajó su dotación y sólo el 23% aumentó el número de colaboradores.

Las compañías que más disminuyeron sus empleos fueron Falabella (-7.815)Cencosud (-7.631)Sonda (-2.867)ILC (-1.823)SMU (-1.695)Banco Santander Chile (-730) Ripley Corp (-714). Mientras que sólo siete firmas elevaron sus dotaciones en 2020 en comparación con 2019. Se trata de CAP (2.428); Empresas CMPC (795)Entel (110)Enel Chile (98); CCU (90); Colbún (45) y Engie (4).

Falabella -controlada por las familias SolariDel Río y Cúneo– lidera el ranking de caída en puestos de trabajo entre los años 2019 y 2020. La sociedad con presencia en cinco países de América Latina registró una disminución de 7.815 empleos en dicho periodo.

Si bien la baja es de sólo 8% en su dotación si se considera el número total de trabajadores, el mayor número de despidos ocurrió fuera de Chile. Específicamente, en Argentina. En el país transandino, el grupo anunció el cierre de sus tiendas por departamento y pasó de emplear 4.847 trabajadores en 2019 a sólo 2.914 en 2020, lo que implica una baja de 40% en el número de colaboradores.

Desde Falabella explicaron que la caída obedece a la centralización de funciones y la implementación de mayor tecnología. La disminución en Argentina se debe a “la estrategia de la empresa para hacer sustentable su operación en el país, la que ha involucrado el cierre de algunas tiendas. Este proceso ha contemplado un plan de retiro voluntario para todos los colaboradores cuyas tiendas cesaron sus actividades”.

La caída en los puestos de trabajo igualmente afectó a otras divisiones, como México (-21%)Colombia (-19%) y Chile (-19%). El ajuste también golpeó a su plana gerencial, si se considera que pasó de 3.593 a 2.475 el número de ejecutivos principales del conglomerado entre 2019 y 2020. En todo caso, desde Falabella explicaron que el año pasado impulsaron acciones que les permitieron evitar las salidas y fomentar la movilidad interna, con programas de capacitación laboral. “Lanzamos Escuela Digital en Chile y Colombia, donde los colaboradores que postularon recibieron formación técnica para desarrollarse como Diseñador UX/UI y desarrollador de sistemas”, acotó Falabella.

Cencosud -propiedad del empresario Horst Paulmann- también tuvo que realizar un fuerte plan de ajuste en su operación. El grupo disminuyó en 7.631 el número total de colaboradores entre los años 2019 y 2020, aunque la disminución representa sólo 6% del total de su dotación que cerró el año pasado en 117.638 colaboradores repartidos en países de América del Sur como Argentina, Brasil, Chile, Perú y Colombia.

El 30 de junio de 2020, Cencosud anunció una importante reorganización de su filial Paris tanto en Chile como en Perú, debido a la imposibilidad de alcanzar los resultados propuestos por la compañía debido a los efectos del Covid-19. Según cifras del conglomerado, el año pasado cerró 11 tiendas de Paris en Perú, y en Chile, de las 35 tiendas que operaban bajo la marca Johnson, cerraron 28 locales. Por lo tanto, cercanos al grupo estimaron que los despidos fueron similares en ambos países.

Mientras, sólo siete tiendas Johnson -ubicadas en San Felipe, Quillota, Talcahuano, El Llano, Puente Alto, Melipilla y Coronel- fueron transformadas a modelo Paris. Cercanos a la operación explicaron que entre los factores que tomaron en cuenta para definir el cierre o cambio de los locales estaba la ubicación y cercanía con las tiendas Paris en el mismo centro comercial. Por lo mismo, se consideraron aspectos comerciales.

Otra compañía chilena que cotiza en Bolsa y que bajó fuertemente sus colaboradores es Sonda. La firma más grande del sector de TI en Latinoamérica, controlada por el empresario Andrés Navarro, disminuyó en 2.867 sus empleados en 2020 en comparación con 2019. La baja representa una caída del 18% en comparación con el total de sus empleos.

El gerente general de Sonda, José Orlandini, explicó que la caída obedece principalmente a un profundo ajuste en Brasil. Esto luego que decidieran cerrar el negocio de contact center de la empresa CTIS y a medida que terminaban los contratos decidieron no renovarlos.

“El grueso de las desvinculaciones que tuvimos fue en Brasil, pero también hicimos unos cambios en Chile. Por ejemplo, en Mac-Online, por ejemplo hubo despidos, pero después se volvió a contratar a las personas y ahora nuevamente están en recesión, porque están las tiendas cerradas, pero son pocas personas, 20 a 25, no son miles. Pero la gran mayoría corresponde a que hemos ido saliendo del negocio de contact center”, sostuvo el ejecutivo. “Ese es un negocio que tiene muy poco valor agregado para Sonda y preferimos concentrarnos en otras áreas que tengan más tecnología y capacidades”, añadió.

Según su reporte anual de 2020, Sonda cuenta con 13.252 colaboradores en Latinoamérica. El 46% se desempeña en Brasil, seguido de 21% en Chile, 13% en Colombia y 9% en México. El 11% restante se distribuye en los demás países de la región.

En tanto, ILC, compañía ligada a la Cámara Chilena de la Construcción, declinó efectuar comentarios sobre este artículo al ser consultada por la disminución que presentó su dotación. Entre 2019 y 2020 pasó de contar con más de 14 mil trabajadores a 12.177 colaboradores que considera la totalidad de sus operaciones. Según fuentes de la compañía, la diferencia en las cifras que evidencian los reportes anuales de 2020 y 2019 responde a un cambio en la forma de cuantificar los empleos generados.

ILC participa en el sector financiero y salud, a través de diferentes empresas, como AFP Habitat (fondos de pensiones), Confuturo (seguros de vida), Banco Internacional, RedSalud (red hospitalaria, ambulatoria y dental), Consalud (seguros obligatorios de salud) y Vida Cámara (seguros complementarios de salud).

También el holding SMU, que reúne a compañías de retail como Unimarc, Alvi, Telemercados y OK Market, ligado al empresario Álvaro Saieh, presentó una disminución de 1.695 colaboradores entre 2019 y 2020. SMU es el primer actor de retail supermercadista en Chile, en número de tiendas, y el tercero en base a ingresos.

Sin embargo, la empresa que redujo de manera drástica su dotación es la Compañía Sudamericana de Vapores (CSAV). La firma ligada al grupo Luksic pasó de contar con una planta de 41 trabajadores en cargos ejecutivos y técnicos en 2019 a sólo 16 en 2020, según su último reporte anual. Se trata de una caída del 61% de su dotación y el motivo radica en un cambio en su estrategia de negocios. En junio del año pasado, CSAV cerró su área de Car Carrier (transporte de autos) y decidió poner el foco del negocio en su inversión en Hapag Lloyd.

Aumentaron sus trabajadores

La gran excepción a la regla la constituye CAP. La Compañía de Acero del Pacífico no realizó desvinculaciones debido a la pandemia y aumentó en 2.428 sus colaboradores entre 2019 y 2020. Según su último reporte anual, la empresa siderúrgica cuenta con una dotación de 7.284 personas que considera trabajadores propios y contratistas.

El 1 de febrero de 2020, CAP a través de Grupo Cintac acordó la compra del 60% de Promet Servicios, empresa chilena que opera en nuestro país y Perú y se dedica a la instalación de faenas mineras y campamentos desmontables. La adquisición significó que sumaran parte importante de sus trabajadores, lo que derivó en un fuerte incremento en su dotación total.

Empresas CMPC -ligada al Grupo Matte- aumentó en 795 personas su dotación total al cierre de 2020 en comparación con el año anterior. En su reporte integrado, el presidente de la compañía, Luis Felipe Gazitúa, explicó la puesta en marcha de un plan que permitió reducir los despidos en la pandemia. “A mediados de marzo, la aplicación de estos protocolos de cuidado se había traducido en algo más de cinco mil colaboradores directos en modalidad de teletrabajo, así como en una profunda adaptación de turnos en plantas para disminuir al mínimo las dotaciones y así reducir los riesgos de contagio, sin poner en riesgo nuestra capacidad operativa”.

Mientras, Entel -controlada por el grupo Almendral- presentó un aumento de 110 puestos de trabajo. Manuel Araya, gerente de Regulación y Asuntos Corporativos de Entel explicó que “la pandemia nos desafió para poder seguir dando nuestro servicio con la calidad de siempre y un aumento en la demanda de ellos por parte de nuestros clientes. Con el esfuerzo de todos nuestros colaboradores pudimos cumplir nuestra misión y con el 95% de nuestro equipo en teletrabajo”.

En tanto, otra empresa del Grupo Matte que también aumentó sus empleos es Colbún. La generadora eléctrica cerró 2020 con una dotación total de 1.086 trabajadores y aumentó en 45 sus puestos de trabajo en Chile y Perú. Desde la compañía explicaron que “una de las principales razones en el aumento de dotación está ligado al desarrollo de proyectos, en particular renovables solares y eólicos”. “De los cinco proyectos que tenemos en fase más avanzada (unos 1.800 MW), dos de ellos ya están en construcción, y es muy posible que durante el año se sume un tercero”, explicó Colbún.

Leave a Comment

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.