Domingo 21 de abril de 2024
UF: $37217.38 | Dólar observado: $968.44 | Dólar acuerdo: $758.87 | Euro: $1031.02 | IPC: 0.4% | UTM: $65182 | IVP: $38558.6 | Imacec: 4.5% | UF: $37217.38 | Dólar observado: $968.44 | Dólar acuerdo: $758.87 | Euro: $1031.02 | IPC: 0.4% | UTM: $65182 | IVP: $38558.6 | Imacec: 4.5%
Mitos de la renta vitalicia

¿Convendrá? Mitos y verdades sobre la renta vitalicia

En el marco del desconocimiento que hay sobre el sistema previsional, es importante desmentir ciertos mitos sobre la renta vitalicia, una de las principales modalidades de pensión en Chile.

La renta vitalicia es una de las dos principales modalidades de pensión del sistema previsional chileno. Esta consiste en una renta mensual estable, fija y en UF que se entrega durante toda la vida del afiliado y que es gestionada por compañías de seguros.

Si bien el retiro programado de la AFP sigue siendo la modalidad más común en nuestro país, la renta vitalicia ha registrado cerca de 445 mil afiliados hasta diciembre del año pasado, posicionándose como una opción conveniente para muchos.

Pese a estas cifras, aún existe poco conocimiento general sobre esta modalidad de pensión, lo que puede provocar que a mucha gente le resulte inaccesible. Al mismo tiempo, hay diversos rumores que circulan sobre este tema, los cuales pueden generar aún más dudas y desinformación.

En este artículo, comprobaremos y derribaremos algunos mitos que existen sobre la renta vitalicia y que pueden causar confusión a quienes busquen una opción distinta al retiro programado.

Mitos sobre la renta vitalicia

“Con una pensión de renta vitalicia se corre el riesgo de quedarse sin fondos”

Al contratar esta modalidad se debe realizar un traspaso de fondos desde la AFP a la compañía de seguros de preferencia, donde estos pasarán a ser de la propiedad de esta aseguradora.

Esto permite que la pensión sea entregada permanentemente al afiliado, sin depender del saldo de una cuenta de fondos cotizados, por lo que no se corre el riesgo de quedar sin fondos.

Es una característica contraria a lo que se da en el retiro programado, donde anualmente el monto de la pensión debe recalcularse según el saldo restante en la cuenta de capitalización individual de la AFP, donde sí corres el riesgo de quedarte sin dinero.

“Las compañías de seguro dejan de entregar pensión a cierta edad”

Las rentas vitalicias tienen la ventaja de extenderse durante toda la etapa de jubilación de cada afiliado, o sea, el pago de la pensión no se detendrá hasta que la persona pensionada fallezca.

La renta se entregará mes a mes, independientemente de los años que viva el cliente, o si este supera su expectativa de vida presupuestada en un principio. Las aseguradoras se hacen responsables de las pensiones durante todo el tiempo de vida de sus adherentes y no dejan de entregar el dinero.

“La renta vitalicia no deja herencia”

En estricto rigor, es cierto que la renta vitalicia no deja herencia. Sin embargo, si el pensionado fallece una parte de la pensión se les entregará a sus beneficiarios legales, es decir, cónyuge e hijos menores de 24 años.

Además, los contratos de esta modalidad ofrecen una cláusula de período garantizado, característica que permite al afiliado elegir a beneficiarios designados que pueden recibir en un pago único las pensiones restantes por pagar del período garantizado, siempre y cuando no existan más pensiones de sobrevivencia por pagar.

Verdades de la renta vitalicia

“Para contratar una renta vitalicia es necesario tener una cantidad de dinero mínima en la AFP”

Para poder optar por una modalidad de renta vitalicia es necesario tener un monto mínimo en la cuenta de capitalización individual de la AFP, que permita financiar una renta vitalicia de al menos UF 3.

Esto es una de las desventajas principales de este tipo de pensión, ya que es una limitante para quienes no hayan ahorrado suficiente dinero durante sus años de cotización.

“Una vez iniciada la renta vitalicia, no hay vuelta atrás”

Cuando una persona contrata una pensión de renta vitalicia no tiene la posibilidad de cambiarse a retiro programado. Asimismo, tampoco puede cambiarse a otra compañía de seguros.

Esto se debe a que los fondos ya no son propiedad del afiliado, sino de la aseguradora. Por lo que no existe la flexibilidad que tienen las pensiones de AFP, donde el dinero sí es del afiliado (técnicamente) y sí hay libertad para cambiar de modalidad.

¿Qué opinan los chilenos?

Recientemente, la Asociación de Aseguradores de Chile (AACH) realizó una encuesta que permitió medir la percepción global sobre el sistema de pensiones y cuál era la opinión general respecto a la renta vitalicia.

El estudio arrojó que existe una evidente inconformidad con el actual modelo previsional, donde un 65,6% expresó una opinión negativa sobre este.

De la misma manera, los encuestados detallaron cuáles son las tres características más importantes que deben tener las pensiones para satisfacer las necesidades de los jubilados:

  • Ser estables frente a la volatilidad y cambios del mercado.
  • Posibilitar la designación de herederos y beneficiarios legales.
  • El pago debe ser independiente a los años de vida.

Por su parte, Marcelo Mosso, gerente general de AACH, en un reciente podcast de “Con Peras y Finanzas” recalcó la importancia de estos datos y sobre la difusión de información sobre el sistema previsional.

Además, se refirió a las necesidades de las personas y sobre sus intereses en materia de pensiones:

“Las personas cuando se jubilan lo único que quieren es estabilidad, no seguir teniendo fluctuaciones de mercado ni tener fluctuaciones por la inflación. Entonces, la gran mayoría de las personas dice ‘Quiero un producto que me ofrezca estabilidad’, y las rentas vitalicias ofrecen eso justamente”, mencionó Mosso.

La conveniencia de la renta vitalicia frente al retiro programado siempre es relativa, todo va a depender de cada persona y de sus planes de jubilación.

Es importante evaluar, analizar y comparar ambos modelos principales, entender cuáles serán los desafíos que tomaremos en un futuro y cuáles son las condiciones con las que llegamos a nuestra etapa de jubilación.